7 A.M

Despierta el viento

cuando risueño esté

se quede en las hojas de una cama

A las siete en punto

cuando las siete menos uno sé sienta

como lejano un mundo

No sabré decirte yo, séptimo Noviembre

día engatusando muerde

Esa cotidiana batallará de violines

en los rascacielos bailando con tacones

sonidos esos de ojos roncando

entre busca el cubrecochon

otra nueva- vieja excusa para quedarte

Ya suelto tu rebellious hair

proclamando decreto otro:

“cinco minutos más.”

F.P.