Oasis

mi piel
se ha convertido
en una metáfora

my skin
has become
a metaphor

Mujer con Voz ©2016


photo credit

Advertisements

No hará Ruido Mi Boca

La próxima vez que me manden a peinar…
I will remain in silence

Qué hable mi cabello de trigo y mandarinas

Qué suenen las tamboras del suelo

Qué se niegue a doblarse los rizos

Qué cumplan mi boca con el corazón 

I will not speak, I SAY

Qué cante mi piel oscura

Qué mueva la tierra su ombligo 

Qué sacuda las caderas la historia

Qué se levante el río dormido

Qué el olor a coco les tapé las narices 

I will not say one single word… 

búscate oficio.

Mujer con Voz ©2016


photo by Marius Buzac

Playing in the Campo

Caminos 
Caminante 
Canciones
Caramelo de coco
Se entierra en mi frente mojada
Se acuesta en la hambre de los signos zodiacales 
Nadie me acompaña 
Yo todavía escucho a Selena bailar despierta
Se te nota la distancia en la caras que utilizas 
Reza por mi
En cualquiera que sea tu montaña mansa
En la montaña rusa de maletas sin cariño voy
Montaña con nombre de monaliza marrón 
trae el
camino las
huellas de tu sombra las
canciones sin dueño 
Regálame coco con tus manos 
Suspira por dentro, mientras te sueño.

Mujer con Voz ©2016

Photo Ismael Rodriguez @smarodz

La Espera del Esperar 

Foto por José A. Silva

Es esa, la luz, que entra por las cortinas azules quien me recuerda tu ausencia.

No soy yo, eres tú,
traes a mis abuelos a sentarse sobre un lunar a tomarse un cafécito conmigo.

Eres tú puntual a las seis de la tarde
como un camino esperando que lo pisen
aun así los lastimen las pisoteadas.

Aguantando el Golpe

“Antes de ser puente
era muralla

Antes de ser esposa
era esponja

Tengo que dejar esa pendeja mía
de poner perico ripiao’ desde que mis
nalgas se sientan en la cama en la mañana
– e’ verdad?
Si tan solo pudiera regresar…
no para quedarme planchado
en una silla en un resort quemando lo que ya está achicharrado; este cuerpo caribeño
irme pa ya’ y dejar el pasaporte botao’
Pal’ monte, sin luz, ni na’, de todas maneras casi ni llega
Quiero irme dejando el recuerdo del insomnio
que un día me fui y ya me bañe con agua caliente y sentí esta nieve mal amiga Quedarme hundido en un cerro bailador
– Deja de soñar mi pana… allá nadie vive.
–Yo aún vivo allá.
– ¿Y qué haces aquí ?
–Aguantando, aguantando, na’ más.”