Weird

  

Tía abuela soy yo de la algarabía
Mis labios quemados de rojo andan
La mecedora moviendo su falda corta
Pasan la gente curiosa
Gente mordiendo los lunares imaginarios ¿Sabías tú?
Si.
El dulce de coco lo invente yo
No…
El bombón melancólico de cerezas
“La mami conditioner” en botella pobre
Tú deja de cortarme los ojos

Envious


Evil



Envidiosa
Mala sangre
Amargada
Te dije que soy nieta de las habichuelas
Siéntate en un volcán
Saborea mi sazón
de llamas de plumas
Estoy embriagada de tierra
por dentro y por fuera
Aveces rimo
De vez en cuando le quitó las cadenas
No me digas que no soy poeta
Te traeré un poco de caldo de nubes
a ver si te pasa la quemadera
y me dejes vivir adentro de un mango prendio’
como soy;
Rara
problemática
y rellena de agua dramática
y miel de abeja.

La Espera del Esperar 

Foto por José A. Silva

Es esa, la luz, que entra por las cortinas azules quien me recuerda tu ausencia.

No soy yo, eres tú,
traes a mis abuelos a sentarse sobre un lunar a tomarse un cafécito conmigo.

Eres tú puntual a las seis de la tarde
como un camino esperando que lo pisen
aun así los lastimen las pisoteadas.

Torbellino Ella

Photo by Djilas Gomez @ Djilasgomez

“Tal y como es, la mujer, es un torbellino de viento; te arropa y sacude cuando es necesario”

•••

“As it is, the woman, is a tempest; she gives you shelter and shakes you when it‘s necessary”

Fin

Exclamo en un decepcionante tono, que el mundo una porqueríase había vuelto. Luego recogió con sus manos los huesos verticales de la garganta para exclamar la rabia.

— Lo material ocupa más espacio en sus corazones y en sus riñones.

Sin embargo, las casas están vacías —
el porque es simple, se dijo; sus hogares repletos están…eso no implica que estén habitados de cosas que si importen -que el tiempo traspasan. Los pasillos son de plata exportada y la mente habitadas
por cucarachas dislocadas.

— se ha vuelto una porqueria el mundo. Ha muerto el mundo— se resignó.

Conjugar

Esta es una colaboración con la escritora Melissa Arévalo de Galápagos, Ecuador.

Arropando el piso, su cuerpo.
De frente su boca, al suelo.
Pares ojos con espejo no
empañado, cubriéndolos.
En papeles con imprimidas letras…
su cabellera indígena
– un relámpago sereno –
rondando por el margen
de páginas.
La observan afuera…
movimiento de labios esos
pronunciando sílabas
de quienes escribieron,
en su momentos débiles.
Débiles nosotros…
reencarnamos en lengua de ella
según lee algo,
según lee algo que no,
según lee algo que no eres tú…
ya es mía, ya fue mía, ya será mía
a lejos, a lo cerca,
en ese libro.

—F.P. @Mujerconvoz_poetry

Espero además hacer algo con esa ansiedad, hundirme en los abismos de tus lunares,desaparecer de ti por fin, crearme nuevos mundos con los trozos que dejaste en mí, dejar de tratar desesperadamente de conjugarme contigo, que vivas por primera vez por mí,en mí y para mi, espero enseñarte que la mejor forma de vivir en mí es en el olvido, que a veces por muy egoísta que suene debes dejarme ir, debes dejarme ser viento, mar, poesía. Espero hacer algo aunque sea por una vez, dejar de huir para comenzar, espero poder terminar lo que no pude concluir, este poema por ejemplo, espero por lo menos que me dejes extrañar a mi vieja amiga soledad que me acompañaba en las noches de Julio, solas, entre botellas de vino
espero al menos comenzar a escribir.

—Melissa Arévalo @meliare99

La Cotorra de Gentrification

Photo by José A. Silva

Tumban los tambores
Tumban los recuerdos coloridos
Tumbaron la tibia sombra de alegría
Tuvieron que ser otros, no ellos
Tuvo que ser alguien que vino de lejos
Tuvo, tuvieron, tuvo que tumbar
los edificios del alto Manhattan
Del bajo Manhattan
De allí y de aquí
Allá donde se huele a diáspora
Allá donde tiembla el tambor
Al lado de la bodega amarillenta
¡Ay que dolor!
Tumbando andan los rincones de lo
que hemos sido nosotros
Instantánea ha sido la derrota
Andan con aspiradoras negras
y bocas de palomas milagrosas
“Se tragaron una cotorra” -dijo la vecina
del apartamento de Post Avenue “¡ A mí, no me cotorrea nadie!”- repitió
Máquinas de cotorra son
Cotorreando que salvarán la cuidad
con símbolos de una manzana comía
Pura cotorra na’ma’
Queda poquito tiempo para que tumben
los caminos construidos por inmigrantes
en las
factorías/bodegas/salón/tienda/hoteles/
restaurantes/hospitales/escuelas/
mundo que no se ve y que funciona silenciosamente
con la cotorra que divulga que  gentrification
es la cure para el atrazo
Tumban los buildings
donde llegamos todos a vivir
cuando aun hueliamos a campo Cibaeño
Tumban to’ lo que encuentren
Clavando acomidades lujosas
Dicen que no somos de aquí

“¿De donde somos entonces, mijo?”

Si esta cuidad es un nido de imigracion
Tumban,tumban, tumban sin conciencia
No los tambores…
eso están adentro de los despachados
que los llevan cargados en las bocas
donde quiera que sea su nuevo
edificio.

—F.P.